Natalicio Miguel Ángel Builes

  • by


Un 9 de septiembre del año de 1888 nacía en la finca «La Montaña» de la vereda Las Juntas, en Don Matías-Antioquia, el niño que crecería para dejar en la historia misionera un hito de variadas proporciones.

Hoy lo recordamos desde el testimonio de Belisario Betancur quién en su infancia se traslada de Amagá hacia Yarumal recomendado por un tío para acceder a la educación en el Seminario de Misiones de Yarumal.

«Me lancé, con desparpajo grande para mi edad, a ver a Monseñor, quien inmediatamente fue al grano y me preguntó en paisa: «Mijo, ¿y usted sí tiene vocación?«. Yo le contesté: «No , excelencia; pero mi tío me aconsejó que el dijera que sí». A lo que él comentó, de nuevo en paisa: «Noliace. El comer y el rascar, el trabajo es empezar. La vocación ya le vendrá«.

Notas de natalicios maduros.

Un 9 de septiembre de 1945, al cumplir sus cincuenta y siete, anota en su cuaderno personal: «…a las dos de la mañana, cuando empezaba apenas el día de San Pedro Claver, en medio de la más horrenda tempestad, compuesta de lluvia torrencial, huracán, truenos y relámpagos, vine a este mundo… Pobres mis oídos, o ricos más bien, que lo primero que oyeron fue el estampido del trueno y el rugido de la tempestad… Y tempestad ha sido mi vida; tempestad por dentro de este corazón tan grande y tan inquieto que me regaló el Señor; tempestad por fuera porque todos los lugares que he recorrido y en casi todos los tiempos de mi vida, he oído en derredor el rugido furioso de los enemigos de mi Dios«

Tomado y adaptado de El Obispo Builes – Jaime Sanín Echeverrí, 1988.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *