Seres magníficos

  • por

Cuenta la leyenda que Piracurú el hombre, en su arrogancia ejecutó indios de su aldea mientras su padre visitaba tierras vecinas. El castigo lo planeó el dios Tupá quién envío a Xandoré a cumplir la ejecución: Un rayo atravesó su corazón, y al Río Tocantis cayó convertido en pez.

Ilustración por Vinicius Galhardo

Es uno de los mayores peces de agua dulce, llegando a tener hasta 3 m de longitud total y un promedio de 200kg de peso total. Por ello es un preferido por su carne, lo que ha conllevado la población total a crisis de urgente manejo.

Debido al escaso oxígeno disuelto en el agua, aprovecha el de la atmósfera gracias a su vejiga natatoria que presenta numerosas trabéculas semejando un pulmón y funciona como órgano respiratorio principal. Gracias a ello puede cazar animales pequeños y pájaros de la superficie.

La majestuosidad del Piracurú está en su prehistoria, en su leyenda, en su biología y en su presente. Recordemos su importancia y la belleza, mientras todavía podemos contemplar.

Visita el hilo en nuestra cuenta de twitter.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *